22 ago. 2015

Tarde gris

¡Que ganas de llorar en esta tarde gris!

Está lloviendo ausencia por montones
y mi piel se contrae de tristeza. 
No besaré más sus manos tibias,
no podré envolverme
en sus trenzas benditas
o naufragar en su mirada de niña.

La dama cabellos de plata ha partido,
su voz suave y majestuosa 
cual canto de un ave milenario
ha quedado anclada en mi memoria.
Fue a sembrar otros campos
y compartir saberes ancestrales,
más éste frágil y egoísta ser
sólo desea verla otra vez.

Está nevando impotencia
mi corazón se desangra lentamente.


Shiwi
(2-8-2015)